Miseclánea

Es sólo un primer paso en la restitución de los derechos laborales de la clase trabajadora.
20 abril, 2021
Recibe respaldo nacional Xerardo Ramírez
20 abril, 2021

 

Por Francisco Javier Contreras

Continuando con este manantial inagotable de frases que trascenderán en el tiempo, donde nuestros próceres –con excepciones- dejan estupefacto, no solo al lenguaje, también a la crisis que, tímidamente, se atreve a asomar en el amanecer macondistiano, por ello, la construcción de este muro declarativo ahuyentará los nubarrones que traen consigo fuego y horrores y no sé cuántas cosas más. Considerando que las frases son ventanas portátiles del alma, cuya generosa versatilidad propicia que nadie las registre en la propiedad intelectual como marcas neuronales, ello las convierte en estructuras complejas de dominio popular, principalmente para los aspirantes multipartidistas que tienen la libertad de hacerlas propias sin pago de derechos o sin que puedan ser acusados de plagio.

La estética conceptual y lo goloso de su contundencia, propia de unos robles epistemológicos, han provocado que las frases de campaña llamen la atención de don Melesio Capote, afamado preparador de salsas dulces y último intérprete profesional de la tabla Ouija, quien deslumbrado asegura que, “La terminología política en los actuales tiempos de campaña son de tal contundencia que solo falta retornar a la hoz y al martillo. Han llevado a la imaginación y a la adrenalina de las masas al nivel del arte. La actitud de algunos próceres, adivinado en su lenguaje corporal, la firmeza de su mirada estacionada en el horizonte promisorio, esconden verbos inescrutables. La retórica ha retornado, al fin, a sus orígenes nacionalistas, revolucionarias y comunistas. ¿Existe algo más leninista que proponer que las morismas sean el factor para que el crecimiento del Bruto Interno Prolífico (BIP) se incremente en un 83 en los primeros cien días de la próxima administración de izquierda radical? ¿Hay algo más de avanzada que extinguir lo provinciano y establecer polos de frontera tecnológica en el municipio de Joaquín Amaro, también conocido como “el fantasma geográfico”? Todo lo que sea declarado por cualquier candidato será registrado ante notario oficialmente como milagro.”

Por otra parte, la luminaria de la semántica crítica y la dialéctica regresiva, Eraclio Merced Krzhizhanovsky, “El Alazán de Tepetongo”, en su laureado ensayo “Mi personalidad atormentada en tiempos de elecciones” publicado por vez primera en  el diario radical anarcosindicalista L’Macondisté se puede paladear, “La diosa Fortuna es una aliada inseparable de la brillante clase política, nunca les abandona y les obsequia la filigrana declarativa, les apuntala una personalidad avasallante, les dota de una agilidad mental omnisciente que en ocasiones pareciera lindar en el abuso, pero no es así. Cada frase, cada micro análisis, cada ultra propuesta para afianzar nuestro meta desarrollo es un portento de dominio del materialismo dialéctico que los condena a instalarse definitivamente en la post historia.”

En esta controversia sobre las dificultades de que las promesas, propuestas y reivindicaciones del dominio sociológico puntual de Macondistán que obliga a la precisión infinitesimal de la respuesta a la realidad, el sitio de privilegio lo tienen sólo algunos candidatos. La autoridad de los aspirantes a otorgarnos mayores indicadores sociales, constituye una victoria sobre la realidad y ello es inobjetable y las masas predicen el final: desarrollo hasta alcanzar niveles tóxicos, la pobreza como referencia antropológica y el atraso como un atractivo turístico (Iniciaremos el Programa Estatal “La pobreza Mágica” para que los habitantes de los municipios antiguamente insertos en la miseria priísta –nuestro líquido amniótico-, promuevan sus localidades y sean actores de la ex miseria sin dejar de ser miserables) y preparase para habitar y administrar la abundancia sin adjetivos.

Ha llegado la hora de alzar las miras para construir un presente promisorio, no sólo a nivel discursivo, sin importar que estemos en el umbral del híper desarrollo y hacer caso omiso a las voces negativas, que nunca faltan, como las de Ambrosio Kissinger, terapeuta con ángeles oriundo de Palmillas, a quien la envidia le nubla la realidad y, como si estuviere extraviado en la casa de los espejos, tiene la osadía de eructar que, “Algunos candidatos han equivocado la estrategia comunicativa y no ocultan que vienen de una exitosa carrera como vendedores de champús. Los partidos son ahora monumentales fábricas de tránsfugas, nidos de aves migratorias que solo buscan el beneficio colectivo; seres comprometidos en aumentar la grandiosidad insultante de Macondistán. Tienen como objetivo consolidar la inconmensurable democracia participativa con esas diáfanas estructuras electorales, todo con una sólida base comunitaria y fraterna. Entre todos construiremos una antología de frases que nos conduzcan a reeditar la epopeya del Gran Macondistán. Volvemos a ser Comuna y abajo los negacionistas y conspiranoicos. En Macondistán nunca se oculta el sol. No lo olviden. Es cuanto” 

 

La última y nos vamos. O sea que la presidencia de Guadalupe es botín. Ah, mira. Y los que hemos pasado toda la vida acá ni por enterados. Se podría, en el remoto caso, pero muy en lo remoto, que se cambiaran votos por diputación, o por dependencias municipales, pero a que fuera botín, pues nunca imaginamos. Qué alivio conocer eso. Y como botín sanitario, un aplauso y un reconocimiento a los trabajadores (de verdad) del sector salud que se la rifan en serio, no como otros.